LA REALIDAD QUE ESTÁ POR CAMBIAR

A través de los años comienzas a crecer y entras al mundo de la adolescencia y si tienes suerte como yo y otras chicas y chicos más, tus padres comienzan a dejarte expresar libre y descubrir tu personalidad y que mejor que en el mundo de la moda, donde por medio de una prenda puedes descubrir tu creatividad, identificarte con algún estilo o crear el tuyo y ser original. Y es que la moda ha sido parte de nosotros durante muchas décadas, trayéndonos grandes iconos, evolucionando a lo largo de los años y ahora con el uso de las redes sociales ha tomado más importancia que nunca, pero... ¿Qué pasa con el medio ambiente?

Al ser una de las industrias más importantes, ha originado un grave impacto ambiental, siendo hoy, la segunda industria más contaminante del mundo. Conforme a las estadísticas de la Organización de Naciones Unidas (ONU), se gastan 200 litros de agua para fabricar una sola prenda y es responsable de la emisión del 10% de CO2 (dióxido de carbono) por el uso exagerado de energía y agua. Esto conlleva a una reflexión por parte de la industria, a generar una serie de iniciativas emergentes para contribuir a la mejora del medio ambiente por medio de prácticas, donde los diseñadores y marcas importantes como Stella McCartney, Vivienne Westwood, Bethany Williams, Veja, Edun, Carlings y marcas mexicanas como "Amor y Rosas", "Someone Somewhere", "Oni Original" y "Hemlock" entre otras, son los pioneros en crear consciencia y usar el método de moda sustentable, donde predomina el uso de materiales veganos, fabricación artesanal, uso de nuevas tecnologías como las impresoras 3D para la creación de colecciones de ropa y mantener un verdadero compromiso con el medio ambiente y la preservación de los recursos naturales, dando fin al “Fast Fashion” que la mayoría de personas acostumbramos a consumir por lo económico y la rápida creación de tendencias, sin darnos cuenta que implica una serie de consecuencias muy graves entorno al medio ambiente y social como son la mano de obra barata, niños y personas trabajando en bajas condiciones sanitarias, jornadas sumamente largas llegando en algunos casos a la esclavitud, junto con la contaminación excesiva de los ríos, el uso de energía y materia prima.

Es necesario reflexionar acerca de la gran magnitud que tiene esta problemática y que la mayoría de personas le han dejado de dar importancia, debemos no perder la esperanza y apoyar a los nuevos métodos de moda que están surgiendo, como son el uso y compra de ropa de segunda mano, páginas como Orangey, Adiós.chalino o Uniqlo con el método de moda lenta y el intercambio de ropa en Swap Club.

Debemos dejar el consumismo y comprar de una manera objetiva, en el que la ropa sea de buena calidad, a un costo considerable y la podamos usar varios años sin perder el estilo que nos representa. Que las marcas prestigiosas e importantes sean un ejemplo para la sociedad y donde la moda sustentable sea un hecho más no una opción.

Renata Joffre es la ganadora del 1er Concurso RedactArte 2019.
Estudia la carrera de Comunicación en la Universidad ETAC en el Estado de México. Es escritora y crítica de moda en México.

Un comentario en «LA REALIDAD QUE ESTÁ POR CAMBIAR»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *