Lo hecho en México

Rubén Díaz

Es importante resaltar que a lo largo de 35 años Intermoda se ha posicionado como la exposición más importante de negocios de moda en México y como el punto de reunión de cientos de personas que integran este vital sector industrial.

Menciono que es ya un activo debido a que muchas personas se sienten parte de este evento semestral y esperan ansiosamente estas fechas para realizar algún tipo de negocio o bien encontrarse con amigos y conocidos. Es evidente que pase lo que pase, durante cuatro días en los meses de enero y julio se realiza el encuentro de la industria, es por eso que Intermoda es una indispensable exposición.

He sido testigo de casi todas las 71 exposiciones, probablemente me haya ausentado a seis ferias, puedo asegurar que he asistido a la gran mayoría de ellas. Lo anterior me lleva a pensar que este evento forma parte de la tradición y la cultura de Guadalajara principalmente y por consiguiente de nuestro país.

Intermoda nació de una forma modesta con 18 expositores locales que en 1980 consideraron indispensable mostrar sus productos a los compradores, que, dicho sea de paso, en aquellos años, la cultura de compras dentro de una exposición era casi nula. Su siguiente etapa se remonta a enero de 1984 en el Hotel Fiesta Americana, las habitaciones funcionaban como show rooms y el Salón Las Flores era la sede de los desfiles de moda, ahí creció y de 36 expositores llegaron a 80. Al paso del tiempo y con el nacimiento de Expo Guadalajara en 1987, la exposición de moda inició su etapa de crecimiento y en pocos años se consolidó como una de las más importantes en Latinoamérica.

La sinergia que existe hoy y al ser la única exposición de moda en México permite que cada temporada sea un éxito y que la gran mayoría de los expositores realicen importantes negocios. Sin embargo, considero que, en este punto de reunión, no están todos los que deberían estar, las y los líderes del momento, en cuanto a moda se refiere, brillan por su ausencia y esto se debe principalmente a que los presidentes en turno no tienen un conocimiento profundo sobre lo que se mueve entorno a la moda nacional e internacional.

Ahora viene otro presidente, a partir de agosto, Jaime Barba sustituirá a Cuauhtémoc Rivas quien dentro de sus aciertos le dio una importante proyección después de una etapa en la que había decaído. Seguramente la experiencia de Jaime llevará a consolidar y darle un giro importante a un evento que esperamos no tenga fin sino continuidad y esa continuidad se refleje en ser diferente y más vigorosa cada vez.