Pareciera que nuestras autoridades se hicieran de la “vista gorda” ante la urgente necesidad de establecer un plan inteligente y estratégico para exportar, algo que no es de hoy, sino que, debió surgir hace más de 15 o 20 años. Refiriéndome concretamente a las exportaciones de la industria de la moda, sabemos perfectamente que en México, nuestra cultura, no ha sido propiamente exportadora, sino por el contrario, durante años hemos mantenido nuestras negociaciones comerciales dentro de nuestro mercado interno.

Pero es importante enfocarnos hacia el “como” es la vida actual en la tercera década del siglo 21, debemos poner los pies en la tierra y entender lo que estamos viviendo. Hoy, el mundo es global y es completamente otro en relación al que era el siglo pasado.

Tenemos y debemos de entender que las exportaciones no las realiza única y exclusivamente un país que tenga el conocimiento sobre el cómo exportar, sino que, hay que entender que esa cultura exportadora es precisamente la que urge cultivar en México, es decir, tenemos que mostrar a los empresarios fabricantes industriales e inclusive estudiantes a que las exportaciones generan divisas, mismas que son sumamente representativas para qué, entre otros beneficios, se generen más y mejores empleos y, en general, se eleve la calidad de vida y con ello la educación de las generaciones que están por venir.

Ya no es posible hacerse de “la vista gorda” es vital que nuestras autoridades se comporten de forma responsable y con toda atención miren atentamente hacia el programa “Shoes From México” (SFM) puesto en marcha desde hace ya algunos años por la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato. SFM tiene un enfoque preciso, claro y sobre todo ha sido muy exitoso en cuanto a exportaciones de calzado se refiere, es un modelo ejemplar que todas las Cámaras Nacionales deberían entender y aplicar a sus proyectos para con sus afiliados.

Así pues, sin duda, exportar es la solución, exportar es lo que nos dará una mejor calidad de vida, exportar será la forma en la que el mundo conocerá la calidad y los beneficios de los productos mexicanos.

¿Si no es hoy, entonces cuándo?

¿No les parece que es el momento de empezar con “La Ruta de la Exportación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.